Requisitos para ser actor

El sector audiovisual y el mundo del cine en general ofrecen un campo muy amplio de posibilidades laborales, muchas de ellas sin grandes necesidades formativas, al parecer, donde el talento, la espontaneidad y por qué no, el desparpajo pueden valer más que varias carreras universitarias. La interpretación es una profesión en la que a veces estar en el momento adecuado en el lugar adecuado puede llevarte al estrellato.

Formación reglada y no reglada

Al igual que en cualquier otra profesión, la experiencia y formación hace mejores a los actores. Es cierto que existen ciertas titulaciones profesionales que hacen de la interpretación una profesión en sí misma. Las recomendaciones oficiales dicen que para llegar a ser actor o actriz lo mejor es formarse en cualquiera de los centros interpretativos que hay por toda España. Existen titulaciones oficiales, y algunas de estas escuelas de interpretación ofrecen garantías suficientes como para tener claro que si uno quiere ser actor, se puede llegar a conseguir estudiando y aprendiendo las técnicas y los planes oficiales desarrollados. Este tipo de academias, como se ha dicho, alguna con mucha solera y tradición ofrecen la posibilidad a los alumnos de participar en todo tipo de prácticas para desenvolverse en todos los campos de la interpretación. Pero es cierto que en esta profesión como en ninguna otra, la experiencia es un grado, y eso sólo se adquiere en los escenarios. Muchos de los grandes actores nacionales jamás pasaron por otra academia que no fuera la del teatro.

El teatro, siempre el teatro

No hay duda de que subirse a un escenario e interpretar no es fácil, de ahí que si uno quiere saber a ciencia cierta si se puede dedicar al mundo de la interpretación lo mejor es subirse a un escenario y demostrarlo. El teatro siempre ha sido el camino de inicio de muchos actores, que después han triunfado en la gran pantalla. Empezar por la base, pelear con los públicos, mostrar las dotes de las que cada uno tiene, libre de artificios, con las herramientas que la naturaleza da, como es la voz, la gestualidad, la espontaneidad… eso es la interpretación. Y es una buena prueba de fuego para perder el miedo. A partir de ahí, los grandes requisitos para ser actor serán una buena mecánica de trabajo, estudiar los textos y memorizarlos, ofrecer posibilidades y registros variados ante los personajes, capacidad de retención, frescura y originalidad… características muchas de ellas que no se pueden adquirir sino que a veces la interpretación es algo innato que se tiene o que no se tiene, porque hay algo de mágico en esta profesión, que hace que no todos sean capaces de dedicarse a ella.

Foto: Ulrike HammerichSimilar Posts:

Comentarios cerrados.